Pop en femenino.

Si piensas en mujeres feministas del  pop, estoy segura de que las primeras imágenes que visualizarás serán Madonna, Gwen Stefani, Alanis Morrissette…incluso Beyoncé (who run the world?).

Algunos me dirán que pueden remontarse incluso más allá y recordar canciones hecha himnos de las cantautoras de los sesenta y setenta. O la Movida madrileña (¿A quién le importa lo que yo haga?).
A todas ellas te respondería que sí,que han sido mujeres reivindicativas, con canciones fuertes, llenas de letras contundentes y ritmos poderosos.
Pero sin duda, pocos asociarían a la dulce y alegre Leslie Gore como una de las primeras mujeres activistas feministas en el mundo del pop. Sus hits de los sesenta, canciones que puede tararear cualquier generación tales como “It’s my party” o la alegre “Sunshine, lollipops and rainbows ” parecen alejarla de los estereotipos de mujer fuerte e independiente. Pero no te dejes engañar. Tras su apariencia de eterna adolescente, sus melodías suaves o su voz reposada, está el archifamoso “You don’t own me“, una canción que me fascina porque es un gol en la portería del machismo en toda regla. Y, actualización de última hora, la acabo de escuchar en la radio versionada por una tal Grace que la ha refrito con un poco de hip-hop. Estas cosas que pasan en el mundo pop actual, agotado de ideas.
Leslie Gore, que nos dejó el año pasado, fue de las primeras cantantes que se atrevió a cantar a la independencia femenina. No le hicieron falta ritmos frenéticos, estribillos pegadizos ni enseñar mucha piel. En una canción dulce, de tonalidad menor en las estrofas y  tonalidad mayor en el coro, lanza uno de los mensajes más poderosos que podía difundir: No eres mi dueño. No me posees. No soy uno de tus juguetes. No te pertenezco.
A sus 17 años, esta joven neoyorquina de familia judía, es una de las precursoras de los movimientos musicales feministas. Cierto es que ella no fue la compositora de ESE tema en concreto…fueron hombres concienciados los que se atrevieron a poner en boca de mujer este mensaje tan importante, para que se le diese su lugar al mensajero también. La música es poderosa, ojalá siempre la usásemos para transmitir mensajes que cambiaran la sociedad.
Os invito a que escuchéis You don´t own me con atención para que podáis disfrutar la letra

Advertisements

Incursiones.

El coche…

Ese maravilloso lugar donde puedo escuchar música a solas. Ese rincón secreto donde puedo sacar mi vena más hortera y nadie me lo recrimina. El escenario donde puedo cantar a grito pelado y lanzar un par de gallos sin que nadie me mire mal (mi mayor crítica es mi hija de cinco años).

La música en el coche es mi fiel compañera diaria de trayectos, como estoy segura de que lo es para muchos de vosotros. En mi bólido no funciona la radio, que tanta compañía me hacía, así que ahora aprovecho para rememorar discos viejos y cintas con el título borrado por el uso.

Ayer encontré un fantástico mixtape que me regaló Marcus, en uno de nuestros viajes pre-ser padres que hicimos a Alemania. Aquel momento liberador de bailar, montar en bici, tomar cervezas XXL por la calle, recorrer parques, perder trenes e ir a clubs clandestinos. Y aunque yo no soy muy entendida de música electrónica, quería compartiros unos favoritos de aquellos maravillosos años que tanto me han hecho sonreír en mi pequeño refugio musical con ruedas.

Ratatat– os pongo “Mirando” un track del 2008 que me encanta. No es de los más conocidos, pero… para mí, es un temazo. Ayer, conduciendo y escuchando, me sentía como si me fuera a comer el mundo.

Daft Punk– los favoritos de Stella, que puede estar cantando Around the World una hora seguida (sin exagerar) en el metro.

Air– Porque hablando de franceses, no puedo NO nombrarles. Los más cinéfilos los conoceréis por esta canción o esta. Pero tienen muchas dignas de escuchar.

Kraftwerk– estos viejos dinosaurios son los favoritos de Lucas. Les molan los robots, por si no os habíais dado cuenta.

JusticeD.A.N.C.E

Prodigy– En un blog sobre maternidad, está un poco feo poner este link, pero… aaaamigos, antes de ser madre, ya era persona. 😉

Metronomy– porque después de algo como Prodigy, viene bien relajarse con la otra versión ligerita de la electrónica más pop.

Hot Chip– Los últimos. Electropop en estado puro. Su canción más exótica que me pone a bailar sí o sí.

No pretendo para nada hacer un recorrido por la música electrónica porque estas sólo son algunas joyitas que he encontrado en un viejo mixtape que me regaló un gran amigo… pero quería hacer una incursión en estilos que a veces abandono y que también me gustan.

Y vosotros, ¿habéis escuchado algún CD de otros tiempo últimamente? Contadme vuestros favoritos. Compartir música es compartir alegría.

Locura musical

Hace años que vengo observando un fenómeno que al principio me provocaba cierto resquemor y que ahora, ya no puedo soportar. Me refiero, y seguro que muchos otros lo habéis notado, al uso que hacen de la música clásica en las películas.

Es cierto que no ocurre siempre y que, muchas veces, el cine ha sido el encargado de difundir y poner al alcance del gran público obras que podrían haberse olvidado; pero toda cara de la moneda tiene su cruz.

Mi cruz personal es ver asociados muchos fragmentos que adoro a locos, psicópatas, catástrofes y parecidas”lindezas” varias. ¿No os habéis fijado? Haced memoria…

* ¿Con qué música ameniza Hannibal Lecter sus delirios criminales?

* ¿Qué pieza predomina en La Naranja Mecánica. pieza que asociamos a Alex en un abrir y cerrar de ojos?

* Hasta el propio Mr Burns disfruta de la música clásica… (Vale, vale, no he podido encontrar el enlace que quería. Montaje total)

Pasando por “La hija del general” o la música de Wagner en “Melancolía” (más asociada a la locura) hasta llegar incluso a películas de calidad televisión, films de serie B que magnifican este fenómeno, o series de culto en las que se asocia al asesino del momento con este género musical.

Me molesta mucho la asociación de ideas que provocan. música clásica-loco, pervertido, maniático, psicópata INTELIGENTE.

Que conste que no me provoca rechazo sólo la vinculación al mal, sino al refinamiento e inteligencia que presuponen del ser que escucha este tipo de música.

Es decir, si el asesino es de “los bajos fondos”, irá en su coche escuchando Rap o Heavy metal (depende del color de su piel, en general. Racismo puro y duro). Pero… ay amigo, si el personaje es persona inteligente que planea sus crímenes, será culta, refinada y en su audioteca sólo encontrarás Mozart, Bach, Stravinsky, Beethoven, etc. Me fastidia que se use la música de manera tan clasista. creando etiquetas que se refuerzan cuando se difunden a través del cine o de las series televisivas.

¿Soy sólo yo o vosotros también lo habíais captado? Contadme, por favor.

 

La Huerta de Las Flores

El jueves era festivo en Madrid y aprovechamos el día para desconectar del estrés y subir a la Sierra.

Los chicos tenían un evento, pero no sabían explicarnos muy bien en qué consistía.  Cuando llegué allí… sólo puedo decir que me engañaron. Pero para bien. Ante mis ojos, la Huerta de las Flores se presentaba mágica y radiante, llena de fruto y verde para darnos la bienvenida. Un sitio mágico y perfecto para el día que nos esperaba: un almuerzo Pop Up de Norema Salinas Catering.

WP_003250

Aprovecho para recalcar que esta entrada no tiene como objetivo publicitar a esta empresa. Ante todo, son amigos y quiero compartir con vosotros la experiencia tan fantástica que disfrutamos. Profesionales como la copa de un pino, pero cercanos y generosos. Detallistas, cuidadosos con cada bocado y cada set… pero personas auténticas que, de corazón, quisieron que formasemos parte de aquel evento.

WP_003248

Dicho esto, os hablo un poco del proyecto de La Huerta. Tres familias, un objetivo, mucho trabajo e ilusión a raudales. En La Huerta se cultivan todo tipo de delicias de manera tradicional y ecológica, libre de pesticidas, insecticidas y demás. Trabajo diario, artesanal, duro… pero que tiene recompensa cuando saboreas el producto final. Da gusto ver que hay gente joven que se preocupa, se implica y se compromete con la Tierra y con la salud. Arranca ahora lo grande, pero llevan mucho tiempo trabajando en lo pequeño. Un gusto. La localización quita el hipo. Una huerta gigantesca rodeada por la Sierra Norte madrileña. La inmensidad tocando el cielo.

WP_003255

La degustación de los productos de La Huerta nos transportó a la gloria, mientras nuestros “intrusos” amenizaban el tiempo de copas “chillout rústico” (alpacas de paja recubiertas de lino, básicamente) con sus mochilas sonoras. Tiempo de música y relax.

WP_003251

WP_003253

WP_003256

WP_003254

Así empezó el almuerzo, con unos aperitivos riquísimos y naturales en forma de queso con miel autóctona, polen, pisto y calabacines de la huerta, cervezas artesanales exquisitas (no exagero ni un poco, os lo prometo) y fresquitas y gazpacho diferente.

Un pequeño adelanto de lo que nos esperaba en la mesa…

WP_003288

 

WP_003283

 

WP_003278

 

2014_06_20_21_44_19WP_003300

Fue un día festivo en el que mayores y pequeños disfrutamos como locos de la comida, las vistas, las compañías, las flores, el agua, el campo y la amistad.

Gracias a todos por vuestro esfuerzo y vuestro trabajo. Desde el chef, hasta la organizadora, los camareros, los hortelanos, los músicos, los amigos que nos acompañaron hasta los niños. Todo fue especial, cada minuto mereció la pena.

No puedo esperar a la siguiente.

WP_003277 WP_003262 WP_003259

Second Best

Entrada musical para hacer justicia a un grupo que me conquistó por sus letras.

El fundador de la banda y frente inamovible, ya que el resto de la formación ha ido variando, es David Bazan; un compositor y letrista fascinante. Su tono irónico, tristón e inteligente le han encasillado en la música indie. Cierto es que sus ritmos y melodías no son el punto fuerte, aunque a título personal me gusten mucho… Su fuerza está en sus letras, en la profundidad de su mensaje.

Aunque la formación se separó, tuve el privilegio de escucharlos en la sala El Sol, en Madrid hace ya… puf, no lo pienso que me empiezo a sentir carcamal.

PEDRO THE LION2.

Otro de los componentes importantes de la formación (y uno de los más estables) fue Tim Walsh, integrante también de un proyecto B-side junto a Bazan en el que experimentaban con melodías electrónicas, “The Headphones“.

Para que abráis bocado, os enlazo un sólo single de cada trabajo. Mi disco favorito es “Control“, una crítica velada y llena de humor ácido al capitalismo estadounidense.

* “It´s Hard To Find a Friend” (1998): THE LONGEST WINTER.

* “Winners Never Quit” (2000): A MIND OF HER OWN.

* “Control” (2002): De este, yo recomendaría escuchar TODAS

* “Achilles Heel” (2004): SIMPLE PLAN.

Si te gusta la música con mensaje, no pudes no escuchar esta banda. Joyitas americanas independientes.

Weekend

Junio es un mes siempre complicado… por varios motivos, pero el principal son los exámenes finales. Este año, con muchas actividades en la agenda de los peques, he decidido estar un poco más relajada y ser más flexible en mis horarios de trabajo.

No quiero perderme la vida de mis hijos. Así que he robado horas al sueño para preparar y corregir para poder aprovechar el sábado y el domingo en familia.

El viernes fue la graduación de Infantil de mi hijo mayor. Lo disfruté un montón. Nada de birretes o togas, nada de diplomas impresos… Fue todo “infantil”, una despedida hecha para y por los niños. Los padres nos emocionamos, nos reímos, lloramos, escuchamos y rememoramos lo que ha supuesto el cole hasta ahora.

WP_002980

 

Voy a echar de menos a esta GRAN profesional y sobre todo, enorme persona que ha cuidado a mi niño, lo ha acompañado, le ha impulsado a crecer en curiosidad y le ha querido mucho. Gracias a ella, Lucas disfruta leyendo, resuelve conflictos con sus compañeros, se interesa por aprender cosas por sí mismo y sobre todo, expresa lo que siente y guardará un recuerdo inmejorable de su primer contacto con la institución educativa.

El sábado nos perdimos una obra de teatro con muy buena pinta en La Casa del Reloj, en el recinto del Matadero de Madrid. Nos equivocamos de salida en la M-30 y los maravillosos túneles nos tomaron todo el tiempo de buscar aparcamiento. La próxima no nos la perdemos, eso seguro.

Para compensar el mal sabor de boca, nos quedamos por Madrid Río. Hacía mucho que no iba por allí y me he quedado maravillada con la reforma que han hecho. Por eso y sólo por eso, les perdono que hayan hecho los asquerosos túneles por los que siempre me pierdo. 😉

??????

 

Los niños disfrutaron muchísimo. Se hartaron de montar en scooter, comer helados, jugar con los chorros, usar la tirolina…. Vimos el nuevo invernadero del Matadero por fuera, así que próxima visita segura. Nos quedamos con las ganas.

WP_003003Luego quisimos ir a la Feria del Libro pero los niños estaban deseando seguir con sus juegos… así que decidimos que esta preciosa colección  (en la foto de la izquierda) tendrá que esperar una semana más.

Tengo varios títulos para ellos y varios para mí que no quiero dejar pasar. Ya os contaré qué tal son.

De momento os dejo con estas recomendaciones:

¡Mira debajo! Tu cuerpo.” de la Editorial Usborne.

El planeta Tierra” de la misma editorial.

Horas de curioseo y lectura aseguradas. Eso sí, para niños entre 3-6 años. Más pequeños no recomiendo porque las solapas se pueden romper el primer día.

Os dejo con un vídeo enlazado de “All you need is love” que bailaron en la graduación.

Maravilloso fin de semana.

The Wire

Apenas veo la programación de la tele. Sé que suena a tópico pero quitando algunos dibujos animados (y no muchos, porque suelo ponerlos del disco duro para controlar que no se meta publi que no quiero que vean), algún telediario, documental… no somos asiduos de la televisión. Lo que sí vemos son muchas series. Antes éramos más de películas, pero cuando tuvimos a Lucas, el tiempo era tan reducido que los capítulos se adaptaban mejor a nuestras circunstancias.

Dicho esto, os hablo de la serie que estamos terminando, “The Wire“. Lo sé, lo sé, si sois un poco amantes de las series estaréis pensando que voy un poco atrasada. Pero así es. La única que he visto a tiempo últimamente fue la de Breaking Bad y porque marido se enganchó de una manera terrible.

The Wire” acabó hace siete años aproximadamente. Pero para mí, sigue estando de rabiosa actualidad. Habla de todos los problemas de una ciudad estadounidense a través de un hilo conductor: la policía local. Baltimore es un sitio complicado, inmerso de lleno en tramas de narcotráfico, armas y corrupción política. Más de lo mismo, me dirás. Pero hay algo que hace de esta serie una “fuera de serie”. Verla me remueve. Es dura, es cruda, es realista, no tiene happy endings edulcorados… Uno de los personajes, Snoop, es una ex-drogadicta narcotraficante REAL de Baltimore, lo que hace todo mucho más creíble.

No maquilla nada, no hay historias de amor que alivien la crudeza del resto de los temas. Saca a relucir lo peor del ser humano, las frustraciones, las dobles morales, el egoísmo, la ambición y el ego. Una de las últimas temporadas se centra en los “niños de la droga. Esos chavales de barrio que visionan su futuro como el traficante de más éxito. Se adentra en el área de las Escuelas Públicas de la ciudad…. Sólo os puedo decir que he llorado viéndola, que odio a casi todos los personajes (jajajaja, al menos a ratos) pero que es un diez. Ambientación perfecta, personajes redondos y profundos, temática trillada pero renovada y trabajo de actores EXCELENTE.

Cada temporada tiene una versión diferente de la canción de cabecera, “Way Down in the Hole” de Tom Waits.. Por poner la puntilla musical. 😉 Mis favoritas han sido las temporadas 4 y 5, musicalmente hablando.

Eso sí, si te animas a verla… por favor, prepara algo ligerito para después. Échate unas risas antes de dormir porque te baja la moral. Yo hago lo propio con “Miranda” o de “The IT Crowd” porque el humor británico me puede… pero un monólogo de Goyo Jiménez también vale.